×
MENÚ DE NAVEGACIÓN

Reservas telefónicas 958851151

Historia de la Alpujarra

Abén Humeya

Abén Humeya. Nombre cristiano Fernando de Válor y Córdoba y de nombre musulmán Muhammad ibn Umayya (c. 1545-1569).

La Alpujarra fue sucesivamente colonizada por íberos y celtas, por la antigua Roma, y por visigodos, antes de la conquista musulmana del sur de España durante el siglo VIII; no obstante, el historiador árabe Ibn Ragid declara que la región no fue conquistada por los árabes debido a la aspereza de su territorio. Su colonización, por tanto, hubo de ser posterior y realizarse modo muy paulatino. La región fue el último refugio de los moriscos, a quienes se les permitió permanecer allí hasta mucho después de la caída del Reino Nazarí de Granada en 1492. Tras la revuelta morisca de 1568, (durante la que Abén Humeya, de nombre cristiano Fernando de Córdoba y Válor, se proclamó Rey de la Alpujarra) la población morisca fue expulsada de la región tras que ésta fuese usada como su base militar. Por orden de la corona española, se requirió que dos familias moriscas permaneciesen en cada villa para ayudar a los nuevos habitantes, introducidos desde tierras de Castilla (fundamentalmente procedentes de otros lugares de Andalucía, así como castellanos, gallegos y leoneses), y enseñarles la forma de trabajar las terrazas y los sistemas de irrigación de los que depende la agricultura de la región. Sin embargo, la repoblación fracasó y los sitemas agrícolas se perdieron, sustituidos por especies y métodos de origen castellano.

La influencia de la población árabe se puede observar, lógicamente, en el paisaje agrario, la arquitectura cúbica (interaccionada con la arquitectura beréber de las montañas marroquíes del Atlas), la cocina local, el tejido de alfombras y jarapas y en numerosos nombres de lugar de origen árabe. También en la permanencia de manifestaciones culturales como el Trovo.

Atraídos por la riqueza minera de Sierra Nevada (explotación de yacimientos de hierro, cobre, plata y plomo) y gracias a su proximidad al mar, entraron a ella los fenicios, cartagineses y griegos, estableciendo estos últimos junto a los romanos algunos poblados. Pero fue con la llegada de los árabes cuando se habitó la sierra, llegando a su máximo esplendor en los siglos XIV y XV, donde desarrollaron un intrincado sistema de canalizaciones y acequias y un extenso comercio de seda y de esencias aromáticas que exportaban por el mar.

Tras la conquista de la ciudad de Granada, en 1.492 por los Reyes Católicos, se dejó la zona alpujarreña para que la habitasen los musulmanes, que aguantaban mientras se bautizó a su gente y se transformaban las mezquitas en iglesias, hasta la sublevación en 1.568 donde se proclamó a Don Fernando de Válor como rey Abén Humeya. Mas tarde, como habría ocurrido anteriormente en el Marquesado, fue repoblada por familias cristianas del norte, que traían modelos de cultivo distintos (predominando el cereal), produciéndose un fuerte aislamiento dentro de su autoconsumo.

Actualmente se conservan sus tradiciones, su paisaje rural y su arquitectura: casas con muros de piedra y techos planos cubiertos de launa, esa tierra arcillosa bastante impermeable


© 2017 - Casas Blancas. +34 958 851 151 | +34 626 440 491 | C/ Casas Blancas 14, 18450 Mecina Bombarón, Alpujarra de la Sierra (Granada).
Otras páginas:
Síguenos en:
facebook
Muy nuboso con lluvia
6ºC
9ºC / -1ºC
80% prob. precip.
95% de humedad

Esta web utiliza cookies. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar